CHISTES DE JOVENES

Un joven volvió a su casa tarde por la noche. En la entrada estaba su padre y le dijo:

- Otra vez has salido para beber, buscar mujeres, fumar...

- ¡Papá, la envidia es mala!

- Mamá voy a salir!

- ¿A quién te juntas? ¿A dónde vas? Y cuando vas a estar en casa?

- ¡Papá voy a salir!

- Bueno.

Un nene tiene una novia y sus padres no están en casa. Los jóvenes deciden dar rienda suelta, el sexo en el dormitorio, en la cocina, en el baño...

 Finalmente el muchacho llevó a la chica en el pasillo y de repente la puerta se abre, y los padres están a la casa. La madre se la ve y le dice:

- ¿Por qué, querido, por qué descalzado sobre el cemento...? ¡Te vas a refriar!

En la farmacia un joven esta mirando pensativo las estanterías:

El farmacéutico lo pregunta:

- ¿Con qué le puedo ayudar? Le puedo recomendar algunos condones o…

- ¡Ya es tarde!, recomiéndeme de los pañales…

Un joven, antes de una operación de apendicitis, le dice al doctor:

 - ¿Podré tocar la guitarra después de la operación?

 - Sí hombre, yo creo que sí.

 - ¡Qué bien! – dice el paciente muy ilusionado. - Es que nunca he sabido tocarla.

Una joven recién operada de apendicitis pregunta al doctor:

 - ¿Se me verá la cicatriz?

 - Eso depende de usted, señorita.

Después de una tempestad de nieve que obligó a cerrar todos los colegios, la maestra preguntó a un alumno si había aprovechado bien aquellas vacaciones.

 - Sí, maestra. Todos los días rezaba para que neverá más.

- ¡Mamá, mamá! ¿Los limones tienen plumas?

 - No, hijo- contesta la madre.

 - Vaya, ¡pues entonces he exprimido el canario!

- Papá, el termómetro ha balado.

 - ¿Mucho?

 - Pues sí, unos diez metros, se ha caído de la ventana.

El padre dice a sus hijos:

 - Si me prometéis no fumar hasta cumplir los veintiún anos, os daré seis mil euros ese día.

 La hija mayor, que tiene diecisiete años, recibe la noticia con entusiasmo:

  - ¡Seis mil euros! Te lo prometo, papá.

El segundo, que ha cumplido quince años, dice:

 - Tendré que pensarlo, me falta mucho para llegar a los veintiuno.

El padre se dirige al menor, de diez, que escucha preocupado.

 - Y tú, Daniel, ¿qué dices?

 - ¡Lástima, papá…! ¿Por qué no me los ofreciste antes?

- Señora, ¿quiere decirle a su hijo que deje de imitarme?

La señora se dirige a su hijo:

 - Jorge, te lo tengo dicho: ¡deja de hacer el tonto!

La dueña de la casa le dice a la institutriz que acaba de contratar:

 - ¿Está usted segura de que sabe educa a los niños según los métodos modernos?

 - Sí, señora, no les pego más que en defensa propia.

- Hace diez años que mi padre no se corta el pelo.

 - ¿Es un “artista”?

 - No, es calvo.

Un joven fortachón comenta con otro:

 - Yo siempre prefiero dar que recibir.

 - Claro que sí, pero dime, ¿tú a que te dedicas?

 - ¡Soy boxeador!

Por la noche teléfono sueña en la urgencia:
- Hola, es urgentemente, nuestro amigo acaba de tragar un sacacorchos. Si usted puede llegar más rápido.
Dentro de poco suena el teléfono de nuevo. La misma voz masculina:
- Bueno, doctor. Usted no tiene que venir. Hemos encontrado otro sacacorchos.

- Señorita, hace usted sexo por dinero?
- Por supuesto que no. ¿Cómo pudiste pensar esto?
- Vale, sin esto no tengo ni un centavo en mi bolsillo!

1 J 2 O 3

Pagina 1