CHISTES DE ANCIANOS

Una abuela a la revisión ginecológica.

El doctor:

- Puede ir detrás de la pantalla, desvestirse y tumbase en el sofá. Cuando está lista, llámame.

Después de unos minutos se oye:

- ¡Ven aqui, travieso!

Una anciana decidió comprar un traje de baño.
Se fue al centro comercial, tomó algunas bragas y entró en la probadora de medir.
Una vez que se había prestado un consultor cortés, se acercó a la probadora y le preguntó:
- ¿Usted va a querer un sujetador?
-Ah, no hay necesidad para esto, cariño, todo se acabe en las bragas...

Sir John tiene 90 años y su mujer 18. La noche de la boda, llamando a la puerta:

- Milady, puede cumplir mis deberes conyugales?

- Por supuesto.

La escena se repite muchas veces... y milady lo pregunta:

- Pero, señor ... Sin embargo, a esta edad .. por octavo vez ...

Sir John se pega por la frente:

- La octavo vez ... ¡me mato de esta esclerosis!

Dos ancianos sentados en un banco del parque.

- ¿Jaime, que lees?

- No lo sé.

- ¿Cómo que no sabes?, ¡Lees a voz!

- Bueno, ya sabes que no oigo.

Un abuelo conducía su carroza en las afueras de la ciudad. Enfrente de él dos chicas .

- ¿Qué están haciendo chicas? - preguntó el abuelo.

- Abuelo, hacemos todo por 5 euros.

- ¡Suban a la carroza del abuelo entonces!

El viejo se las llevó a la viña, y les dio por una azada.

- Pues, abuelo, de esto no podemos!

- Ustedes han dicho que están haciendo todo por 5 euros ¿no?...

- Abuela, ¿qué es el aborto?

- Pregúntale a tu tía.

- ¿Qué tía? 

- ¡E X A C T O!

Un abuelo a 86 años al médico:

- ¿Doctor, por qué después del sexo tengo ruido en las orejas?

- Abuelo, esto no es ruido, son aplausos!

- ¿Con quién habla ese hombre?

- Por sí mismo.

- Bueno, entonces ¿por qué grita?

- No oiga bién.

Dos ancianos hablando:

- ¿Juan, por que estas tan triste?

- Cada mañana a las 7:00 estoy cagando.

- ¿Y que es lo malo de esto?

- ¡Ah! Me despierto a las 8:00.

- ¡Oh, cómo han crecido los Pitufos!

- Abuela, esto es Avatar!

Un viejo se casó con una joven. Después de un año, llevándola al hospital para dar a luz.

- ¡Bueno, usted puede! - sorprendido le pregunta al doctor.

- El motor todavía funciona. - orgulloso responde el viejo.

En un año mas, se la lleva al hospital para dar a luz para segunda ves.

- ¡Pero usted todavía puede!

- El motor todavía funciona .- aún con orgullo dice el abuelo.

Unas horas más tarde, el médico sale de la sala de partos, con una sonrisa de satisfacción le dice:

- ¡Bueno, abuelo, es necesario qué cambia el aceite, nació negro!