CHISTES DE CONDUCTORES

chistes de conductores

Un policía de tráfico detiene conductor joven bastante desorientado:

- Buenas noches, señor. Los documentos por favor.

- Madre mía, tio... ¿Dónde estoy?

- Señor, sus documentos. ¡Por favor!

- ¡Ahh!... Tio... ¿Dónde estoy?

- Señor, ¿sabe usted quién soy yo?

- ¡Ohhh!, tio... ¿Qué está pasando aquí? Yo no sé dónde estoy y tú no sabes quien eres...

(Perico, España)