ESPAÑOLES > OTROS CHISTES

Llega Pedro a su casa y toca la puerta enojado y dice a su esposa Maria:
- ¿Maria, es cierto que me engañas con el radioperador del pueblo?

A lo que ella le responde:
- Negativo, cambio y fuera.

Se encuentran un oso hormiguero y un perro lobo, y pregunta el oso hormiguero:

 - Oye, ¿por qué te llamas perro lobo?

 - Porque mi madre es una loba y mi padre es un perro. Y tú ¿cómo te llamas?

 - Oso hormiguero.

 - ¡Venga ya!

Iban dos ratitas paseando por la calle, cuando pasa por encima un murciélago.

 - ¿Qué es eso? – dice una de ellas.

 - Mi novio, que es piloto.

 

Un turista que pasea por el campo, ve una granja y pregunta al dueño:

 - ¿Pone muchos huevos esa gallina blanca?

 - Hasta ahorra, ninguno- responde el campesino.

 - ¡Qué contento se pondrá usted cuando pondrá el primero…!

 - Vendré el huevo y ave a peso de oro…

 - ¿Por qué? – inquiere extrañado el turista.

Y el granjero le contesta:

 - Pues porque esa gallina… ¡es un gallo!

Un jorobado entra en una pescadería y pide el pescado:

- Póngame bonito.

A lo que el pescadero contesta:

- Pero, ¿qué se cree usted, que yo hago milagros?

Un veraneante, mientras pasea por el bosque, ve a un joven que está buscando setas.

- ¡Cuidado con las que coges! ¡Si yo estuviera en tu lugar no me fiaría mucho de las setas!

- ¡No se preocupe, señor! ¡Yo no me las como, se las vendo a los veraneantes!

- ¿Dónde duerme un gorila de dos toneladas de peso?

 - Donde prefiere.

Un joven aparece en coche frente al Congreso y, cuando ha aparcado su coche, le dice un policía:

 - ¡Oiga! No puede aparcar aquí, van a salir los diputados.

Y contesta el joven:

 - No importa, llevo “antirrobo”.

Un loco se está dando golpes con el martillo en la cabeza. Llega otro y le dice:

 - Debes de hacerte mucho daño al pegarte con el martillo.

 - ¡Sí! - contesta el primero - , pero siento un gran alivio cuando dejo de hacerlo.

- ¿Es el servicio secreto?

 - Lo siento, no se lo puedo decir.

- ¿Hablo con el señor León?

 - ¿Por quién pregunta usted?

 - Por el señor León.

 - No, aquí es el señor Lobo.

 - Perdone, me he equivocado… de la jaula.

- ¿Oiga, oiga? ¿Hablo con el manicomio?

 - ¡No, señor; se ha equivocado de número; nosotros no tenemos teléfono!

1 # 2

Pagina 1